En el 2014 la venta de viviendas en Lima cayó 28%, el indicador más bajo en los últimos años. Para la consultora Layseca Asociados, esta cifra de la desaceleración del sector es un indicador de que el ciclo del negocio inmobiliario tocó fondo y que desde este año debería comenzar su reactivación, aunque todavía lenta.

Para Gino Layseca, presidente de la consultora, el ciclo inmobiliario en el Perú dura cuatro años. “Ahora estamos reordenándonos y el ciclo comienza otra vez”, dice. Por eso, retomar los mejores ritmos de venta no será algo tan inmediato. Se podría alcanzar una venta similar en proporción al 2012, por ejemplo, en unos tres años.

La consultora indica que el mayor estimado de crecimiento en el PBI, la baja de las tasas de interés para créditos hipotecarios, y que haya proyectos de mediana escala en muchos distritos, a pesar de la incertidumbre de un año electoral, impulsarán que la venta crezca hasta 10% este 2015.

OFERTA Y EXPECTATIVAS
E l segmento B, en el que están las viviendas de hasta S/.275.000, seguirá siendo el motor de la venta inmobiliaria en Lima. Aquí está el público que puede acceder sin muchos problemas a un crédito hipotecario y están también los productos que pueden ser más rentables para los desarrolladores.

Sin embargo, la mayor necesidad de vivienda no está allí, sino en los segmentos C y D. Layseca cree que una mayor construcción de unidades que encajen con este público se dará en provincias antes que en Lima, donde hay menor disposición de terrenos y son pocas las inmobiliarias que tienen las espaldas financieras para invertir en grandes proyectos multifamiliares.

Rodolfo Bragagnini, presidente de la Asociación de Empresas Inmobiliarias del Perú (ASEI), dice que la menor venta ha estado dominada por una expectativa negativa de la gente, que esperaba un sacudón en el sector, pero que al ver que los precios no bajan y que hay menos oferta van a tener que tomar la decisión de comprar.

Sobre el valor de las viviendas, Layseca indica que tanto la oferta como la demanda se acostumbraron a una subida de precios, porque la clase media aumentó. Hoy estos precios se mantendrán o crecerán pero no al mismo ritmo de años anteriores.

Además, en un escenario en el que se compran menos viviendas en planos, Layseca recomienda que las inmobiliarias tengan un precio más atractivo de preventa para sus nuevos proyectos con el fin de competir mejor con los precios de viviendas que han quedado en stock y que sí se pueden tomar de inmediato.

Enrique Zevallos, gerente general de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI Perú), cree que la menor venta en planos es una tendencia irreversible porque en esta coyuntura aumentó el stock de viviendas listas y la gente prefiere mudarse rápido antes que esperar un par de años. “Las inmobiliarias deberán tener mayor capacidad financiera para construir y vender un producto terminado”, dice.

Zevallos es menos optimista con la reactivación del sector este año y prefiere esperar el 2016. “Este es un mercado de expectativas y mientras la economía peruana no reaccione, ni clientes ni inmobiliarias van a tomar la decisión de invertir”, señala.

VENTA DISTRITAL
► El año pasado, salvo Lince y La Molina, todos los distritos de Lima vendieron menos unidades que en el 2013.

► Las viviendas con una mayor área promedio están en San Borja, San Isidro, Surco y Miraflores. Pueden alcanzar hasta 140 m2.

► La mayor velocidad de venta de unidades por mes está en Magdalena(88), San Miguel (79), Ate (71) y Surco (70).

► Los menores precios por m2 están en Carabayllo (S/.2.140)y Puente Piedra (S/.2.246).

► Salvo en Barranco, Miraflores, La Molina, Surquillo y El Agustino, en los demás distritos se mantuvo la tendencia al alza de precios en el 2014.

► El precio promedio por m2 en viviendas del segmento B, que vendió más de 6.450 unidades en el 2014, está en S/.3.389.

Fuente: El Comercio Perú